Columna: Con-Ciencia Química, el ambiente ¿Nuestro Laboratorio?

ARPA

ARPA

Activando la Resolución de Problemas en las Aulas

Cuando piensas en el medio ambiente dices: “Claro, es todo lo que nos rodea”. Cuando te preguntan por aquella parte del medio ambiente que frecuentas, dices: “Paso por ahí todos los días”, pero si te preguntan qué problemas ambientales surgen desde ese ambiente que frecuentas, pareciera ser que te ha faltado observarlo con mayor detenimiento o que te identificas poco con lo que allí ocurre.

Para agudizar los sentidos y construir a partir de ellos conocimientos que nos hagan individual y colectivamente responsables, es que invitamos a docentes a concebir ese ambiente que nos rodea como un laboratorio. Nuestros ambientes próximos, aún los más intervenidos, presentan un enorme potencial de despliegue, tanto para la construcción de conocimientos y habilidades en torno a las ciencias naturales, como para la formación de ciudadanos responsables, con sensibilidad, respeto y empatía hacia un ambiente que compartimos con otros. Con este espíritu, junto a un grupo de docentes que enseñan Ciencias Naturales entre 7° y 2º medio, nos aventuramos a vivenciar, entre el 6 y 10 de enero y en el contexto de los Cursos de Verano ARPA 2020, el curso “Con-ciencia química, el ambiente ¿nuestro laboratorio?”; taller en que contamos con la participación de profesoras, profesores y profesionales dedicados a la educación, provenientes de diferentes partes de nuestro país, desde la ciudad de Antofagasta en el norte de Chile, hasta la localidad La Junta, de la comuna de Cisnes, en la austral Región de Aysén.

Durante esa semana los diferentes participantes plantearon y abordaron preguntas mediante actividades que suscitan un genuino proceso de indagación científica; construyeron aprendizaje para la gestión de residuos (Ley 20.920); trabajaron el proceso de toma de muestras ambientales en la laguna del Parque O’Higgins, la obtención de evidencias acerca de impactos antropogénicos en el campus Beauchef de la Universidad de Chile y reflexionaron en torno a la transferencia de estas prácticas al trabajo con sus estudiantes. Como monitores del curso resulta profundamente gratificante contar con el entusiasmo de docentes que no solo buscan el desarrollo de conocimientos y habilidades científicas en sus estudiantes, sino que también concientizar acerca del cuidado del medio ambiente, tópico que se ha posicionado como una preocupación importante para los chilenos, particularmente frente a la escasez de agua y la contaminación ambiental que ha sido discutida en torno al calentamiento global en instancias como la COP25, y enfatizada también por diferentes actores sociales tras el despertar de Chile.

 La educación ambiental es un desafío imperante en educación y con la ciencia como pilar podemos construir ConCiencia ambiental para nuestras futuras generaciones. Agradecemos sentidamente la dedicación de cada docente participante, su motivación y el tiempo que han destinado a su desarrollo profesional, en muchos casos en periodo de vacaciones y en otros pese a la distancia.

¡Gracias maestros!

Experiencias Docentes:

“Me gustaron mucho las nuevas didácticas que aprendimos gracias a este curso. Nuestros monitores nos enfrentaban al desafío, y al principio quedábamos como: ‘ya pero ¿qué tengo que hacer?’ y ellos nos respondían con una pregunta. En ese sentido, fue como ponerse en el lugar de los niños. Yo me sentí  en el lugar de mis estudiantes, me tocó ver desde otro punto de vista la sala de clases. Este taller nos ha hecho pensar. Por lo tanto, éstas actividades, van a hacer pensar a nuestros niños,  quienes son finalmente los que tienen las capacidades para resolver el problema. Nosotros los profesores, usamos la pizarra para pasar los contenidos y después pasamos a la práctica.  Este nuevo curso, intenta romper ese paradigma.  Yo me voy súper contenta al colegio, para aplicarlo, porque de verdad los chicos son súper capaces. Y con algo tan importante como la química, pero enfocada en el medio ambiente, que es la gran problemática de nuestros días”. Luz Moore, profesora de Química, The Baptist College, Antofagasta.

 

“Es primera vez que tomo un curso acá en Santiago y me pareció muy gratificante, porque me llenó las expectativas. Es un taller práctico y también muy indagatorio. Todas las estrategias que aprendimos las puedo aplicar en mis cursos, independientemente del grado en el que estemos e independiente del contenido. A veces los profesores contextualizamos todo, manejamos muchos conceptos y no tomamos en cuenta las habilidades que podemos desarrollar en los estudiantes. Las actividades que hicimos acá, los monitores las pensaron para ser desarrolladas con pocos instrumentos, creo que para demostrarnos que con pocos elementos y pocos recursos, se pueden hacer grandes proyectos, grandes actividades y lograr grandes aprendizajes en los niños”. Jenifer Garcés, profesora de Ciencias Naturales, The Baptist College, Antofagasta.

Texto: Equipo ARPA Ciencias: Loreto Villacura – Marco Araya.

Comentarios

Imagen propiedad de ARPA