Columna: La escritura contra el fascismo: ¿por qué hoy es necesario hablar de una argumentación que sea sostenible socialmente?

Estamos viviendo un momento de la historia en que escuchamos más de lo que quisiéramos la palabra fascismo. Líderes, en cierta medida, carismáticos encarnan un sentir que osan llamar popular, difundiendo ideas que atentan contra la dignidad humana.

Frente a esto, el conocido sentido común, que innumerables veces ha fracasado en su intento por persuadir, se hace insuficiente para combatir esta violencia. Hoy estamos frente a un mar que se recoge para golpear, ese mar no es otra cosa que el fascismo, ese retroceso que anuncia el golpe, que recuerda el trauma, porque el miedo existe cuando hay un recuerdo, cuando ya hemos sido golpeados. El mar se recoge y tenemos que preguntarnos qué haríamos distinto si ese mar estuviera calmo. De pronto, como si no estuviéramos frente a un mar que se recoge, recordamos nuestra misión: la escritura; recordamos nuestro deber: la escuela; recordamos nuestro anhelo: la dignidad humana.

En ARPA Escritura trabajamos para que la escritura ilumine las escuelas, para que el miedo desaparezca, para que las niñas, niños y jóvenes descubran que tienen una voz que no es un sonido, que es una luz. Trabajamos para que las profesoras de Chile se desprendan de los temores a la hora de hablar temas complejos en la sala de clases, para que se den cuenta de que ellas también tienen voz, para que sean capaces de mostrarles a sus estudiantes que no solo hay opiniones que no son aceptables, sino que hay opiniones frente a las cuales no decir nada no es aceptable. Que hay criterios para evaluar argumentos que van más allá de la suficiencia, relevancia y aceptabilidad. Que la escuela debe fomentar discursos que protejan la dignidad humana.

Creemos que donde haya estudiantes que escriban, habrá  potenciales defensores de los derechos humanos. Sin embargo, sabemos que la forma en la que se enseña y aprende argumentación en la escuela no ha sido suficiente para garantizar una sociedad que proteja y luche por los derechos humanos. En este sentido, en ARPA apostamos por desarrollar en la escuela una escritura y una argumentación que sea sostenible socialmente, que sea crítica y consciente de que todo discurso debe circunscribirse en un marco que proteja y fortalezca la vida en sociedad. ¿Cómo? Insertando en el aula problemas de escritura que inviten a nuestros estudiantes a conversar temas como la cárcel, la inmigración, la injusticia, entre otros. Que los movilicen a tomar posición, que esa posición se tensione a través del diálogo con sus compañeros y profesoras. Que exista movimiento y transformación gracias a estas actividades de argumentación, puesto que como dicen Camps y Dolz, dos didactas de la escritura, “argumentar es justamente lo contrario de aferrarse a un punto de vista”.

Nuestra urgencia está clara, nuestra invitación es esta. Si la voz no es un sonido, si la voz es una luz, nuestra voz está por sobre ese mar que se recoge. ¿Te sumas?

Nayareth Pino Luna

Equipo ARPA – Escritura

Comentarios

Imagen propiedad de ARPA